sábado, 4 de enero de 2014

ROSCÓN DE REYES

Siempre por estas fechas me planteo si hacer el roscón o comprarlo. Acabo haciendo lo segundo menos el año pasado que hice éste  sin masa madre y el año anterior que después de buscar encontré una receta que me convenció y sobre todo está tan bien explicada que me decidí a prepararlo. Además tengo un poco más de práctica con la masa madre así que me puse al lío. Por si fuera poco hay un vídeo con un paso a paso bien clarito. El resultado ha sido fenomenal. Han salido dos roscones grandes y jugositos aunque el levado ha sido pesadito por lo que ha tardado. La receta es de Su del blog webos fritos. La copio tal cual ella la pone porque sólo he cambiado una cosa, que es el agua de azahar. No tenía así que en un herbolario he comprado para hacer una infusión de flores de azahar y una vez hecha medí los 25 g. y los agregué. Es una solución para salir del paso pero no queda mal. Pongo las dos maneras de hacerla que encontraréis en su página. Yo la hice con thermomix. Es una receta actualizada con fotos nuevas un poco mejor hechas, aunque sigue siendo una asignatura pendiente. Algún día aprenderá a hacerlas bien jejejeje.




INGREDIENTES:
Para el azúcar glas aromatizado:
120 g de azúcar glas
La piel de medio limón —solo la parte amarilla—
La piel de media naranja —solo la parte naranja—


Para preparar la masa madre:
70 g de leche entera
10 g de levadura fresca de panadería
1 cucharadita de azúcar
130 g de harina de fuerza
Para la masa:
60 g de leche entera
70 g de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos medianos
20 g de levadura fresca de panadería
25 g de agua de azahar —al gusto—
450 g de harina de fuerza
1 pellizco de sal
Los 120 g de azúcar glas que habremos aromatizado con el limón y la naranja


Para la decoración:
Huevo batido
Azúcar humedecido con unas gotas de agua
Naranjas confitadas y frutas escarchadas
Guindas en almíbar
PREPARACIÓNEN THERMOMIX:
Con el vaso y las cuchillas muy secos pulverizar el azúcar 30 segundos a velocidad progresiva 5/7/10.
Añadir las pieles de limón y naranja a través del bocal y programar 15 segundos a velocidad progresiva 5/7/10. Retirar y reservar.

Poner todos los ingredientes de la masa madre dentro del vaso y programar 15 segundos, velocidad 4. Retirar del vaso y formar una bola sobre la  encimera. Introducir en un bol y cubrir con agua templada. Cuando la bola de masa flote y doble su volumen, estará lista, de diez a quince minutos.




 

Poner en el vaso el azúcar glas aromatizado que habíamos reservado, los ingredientes de la masa, y por último, la masa madre. Programar 30 segundos,velocidad 6.




 

Amasar 3 minutos a velocidad espiga. La masa se moverá formando una bola. Dejar reposar dentro del vaso, envolviendo éste en una toalla, hasta que la masas alga por el bocal, aproximadamente unas 5 horas.






Bajar la masa con la espátula y volver a amasar dentro del vaso 1 minuto a velocidad espiga.
Retirar la masa del vaso con las manos embadurnadas de aceite y ponerla sobre una superficie aceitada. Dividirla en dos —salvo que prefiráis hacer un solo roscón grande— y darles forma de bola alisándolas bien con las manos.
A continuación darles la forma de roscón. Para ello, introducir los dedos en el centro e ir agrandando el agujero. Si la masa tiende a encogerse, es que no está bien relajada: dejarla reposar otros diez minutos y se manejará mejor.





Una vez dada la forma, colocar sobre una bandeja de horno en la que habremos puesto papel de hornear. Tapar con papel film que previamente habremos pintado con aceite para que no se pegue a la masa.



 

Dejar reposar hasta que doblen su volumen. Este levado es más corto, unas dos horas.
Pintar con huevo batido, muy suavemente, sin pinchar el roscón, y adornar con azúcar humedecido con unas gotas de agua y frutas confitadas.





Precalentar el horno a 200°, calor arriba y abajo.
Hornear entre 15 y 18 minutos, y bajar la temperatura a 180° los últimos 10 minutos de cocción —si vemos que se tuesta demasiado, poner un papel de aluminio por encima—.
Dejar reposar sobre una rejilla, y cuando esté frío, rellenar al gusto o comer directamente.



PREPARACIÓNTRADICIONAL:

La masa madre:
Templar la leche y deshacer la levadura en ella. Mezclar con el resto de los ingredientes y formar una bola.
Poner un bol con agua templada y meter la bola de masa madre en él. Cuando flote, en aproximadamente 10 minutos, estará lista para utilizar con la masa principal.


La masa principal:
Mezclar la levadura desmenuzada con la leche tibia para su fermentación.
Tamizar la harina en un bol con la ayuda de un colador.
Una vez tamizada, añadir los huevos, el azúcar y la mantequilla, una pizca de sal y el agua de azahar, junto con la ralladura de medio limón y de media naranja y la masa madre.
Mezclar todo de una manera enérgica. Si tenéis una batidora con ganchos para amasar os vendrá muy bien; si no, a mano.
Poner la mezcla sobre la mesa de trabajo, en la que previamente hemos puesto un poco de aceite para evitar que se nos pegue. Comenzar a amasar con las manosa ceitadas.
Cuando haya quedado la mezcla elástica, apiñarla en una bola y dejar que aumente su tamaño, cinco horas como mínimo.
Una vez que la masa ha duplicado su volumen, dividirla en dos —salvo que prefiráis hacer uno grande— y darles forma de bola. Dejar reposar las bolas cinco minutos.
A continuación darles la forma de roscón. Para ello, introducir los dedos en el centro e ir agrandando el agujero. Si la masa tiende a encogerse, es que no está bien relajada: dejarla reposar otros diez minutos y se manejará mejor. Una vez dada la forma, colocar sobre una bandeja de horno en la que habremos puesto papel de hornear.
Dejar reposar hasta que doblen su volumen. Este levado es más corto, unas dos horas.
Pintar con huevo batido, muy suavemente, sin pinchar el roscón, y adornar con azúcar humedecido con unas gotas de agua y frutas confitadas.
Precalentar el horno a 200°, calor arriba y abajo.
Hornear entre 15 y 18 minutos, y bajar la temperatura a 180° los últimos 10 minutos de cocción —si vemos que se tuesta demasiado, poner un papel de aluminio por encima—.
Dejar reposar sobre una rejilla, y cuando esté frío, rellenar al gusto o comer directamente.




No hay comentarios: