miércoles, 24 de abril de 2013

TARTA DE PAÑALES

No es una tarta tradicional para consumir pero queda muy resultona como regalo. Tenía ganas de prepararla y ver si era tan fácil de hacer como parecía. El motivo ha sido la llegada de mi sobrinieto Adrián, una preciosidad de niño, grandote y largo como sus papás. Mis sobrinos tienen de todo y no me apetecía duplicar cositas así que simplemente con pañales. Además luego se usan y también es un regalo práctico. Es laborioso el enrollarlos y ponerles una goma para sujetar. A la hora de ponerlos en la bandeja conté con la colaboración de "quién duerme al otro lado de mi cama" que ponía las gomas grandes por fuera  mientras yo sujetaba todo.
Al ser un niño grande tuve que comprar pañales grandes y no necesité tantos como si hubieran sido más pequeños.

Se necesitan pañales, de tamaño 1 alrededor de 90 -100. Yo usé de tamaño 2 unas 70 unidades.
Rulo de cartón de los rollos de papel de cocina
Cinta aislante o celo
Gomas de varios tamaños
Cositas para poner de adorno

Empieza el paso a paso:

En primer lugar




Seguidamente




Yo forré el cono para que al ir quitando pañales quede más bonito




Llega la parte más aburrida




Cuando tengamos todos los necesarios enrollados empezamos a colocarlos sobre la bandeja y a su vez los sujetamos con otra goma más grande.

Primer piso




Segundo y tercero




Con unos lacitos enrollados para tapar gomas. Los lazos iban pegados con celo




En la punta le puse un peluche, en este caso una vaca. La sujeté con unos lazos a la cinta del tercer piso para que no se moviera durante el traslado.




Ya está acabada, envuelta y esperando a los papás para entregársela.




Me lo he pasado bien preparándola, es divertida y como se ve fácil de hacer.




domingo, 7 de abril de 2013

CALAMARES EN SU TINTA

Hay momentos en los que se necesita desconectar del mundo virtual. Llevo una temporada que estoy lo que se dice "vaga" para subir cositas al blog. Sigo cocinando y haciendo más cosas pero me apetecía no estar tan pendiente de publicar de continuo. Además me gusta visitaros a todos aquellos que os acercáis a mi blog y de paso dejar un pequeño comentario, simplemente porque sabemos todos el tiempo que pasamos y el trabajo que lleva cada entrada nueva que subimos. Pero a veces después del trabajo lo que más me apetece es leer un libro y olvidarme del ordenador, total estoy todo el día delante de uno jejejejeeje.
Dicho lo anterior pasamos a la receta que tenía pendiente.
Llevo mucho tiempo haciendo estos ricos calamares y me he dado cuenta de que aún no he subido la receta, así que hay que remediarlo. Los preparé para comer un día y tengo congelados para otro. A mí me gusta más la pota que el calamar, me parece que es más sabrosa.La diferencia es que al ser un poco más dura tarda un poquito más de tiempo en hacerse
Esta receta va especialmente dedicada a mi compañera Elena que hace poquito que se compró la Thermomix. Casi no la ha usado y para que empiece pronto le prometí una receta facilita y ésta lo es. Así que espero que los hagas pronto.




INGREDIENTES:
350 gramos de cebolla blanca
2 dientes de ajo
50 gramos de aceite de oliva 
100 gramos de tomate natural triturado (puede ser de bote)
1 kilo de calamares en aro o en trozos
200 gramos de vino blanco

50 gramos de agua
2 bolsas de tinta de calamar 
Sal y pimienta al gusto

PREPARACION
Trocear las cebollas y los ajos, programar 8 segundos, velocidad 4. Sacar y reservar.
Poner el aceite y programar 6 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.

Añadir las cebollas y  los ajos reservados, programar 10 minutos, temperatura Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Incorporar el  tomate y programar otros 10 minutos,  a la misma temperatura y velocidad. 





Echar los calamares y rehogar 5 minutos, Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara.



Añadir las tintas, el vino blanco, el agua si se pone y programar 30 minutos, temperatura Varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Cuando falten cinco minutos añadir la sal.
 



Comprobar que los calamares estén tiernos, sino, programar unos minutos más, misma temperatura, y misma velocidad.




Si al final queda mucho líquido porque los calamares hayan soltado agua, poner temperatura Varoma durante 5 ó 10 minutos más, a la misma velocidad para que se evapore. Si por el contrario tuviesen muy poco líquido añadir agua al gusto.

TRADICIONAL
En una cazuela, sofreír la cebolla bien picada con los ajos cortados en láminas, cuando ésta empiece a tomar color, añadir el tomate, también picado, y rehogar unos minutos más. En este punto se puede pasar por la batidora para no notar tropezones.
Añadir los calamares y remover unos minutos.
Disolver la tinta en un poco de vino blanco y echarlo sobre los calamares. Agregar el resto del vino y el agua si se usa, cubrir y dejar que se cocine 20 minutos.
Si queda muy líquida la salsa añadir una cucharadita de maicena disuelta en un poco de agua y dejar cocer unos minutos más.
 




Se pueden servir con arroz blanco pero en mi casa, mi madre siempre los servía con patatas fritas cortadas gorditas, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Yo lo sigo haciendo así.